Tag Archives: español

Trabalho sexual é trabalho: Porto, Portugal

Otra vez las trabajadoras sexuales de Porto (Portugal) están con otros trabajadores en la marcha del primero de mayo. Sigue un editorial de Alexandra Oliveira sobre la manera de estigmatizar a las mujeres que venden sexo, por parte de gente que debería saber mejor (por ejemplo los comunistas). Apunta Alexandra:

No desfilo do May Day aqui no Porto, a União de Sindicatos do Porto que pertence a essa central sindical, queria impedir a nossa palavra de ordem “Trabalho sexual é trabalho”. O nosso grupo não deixou e levamos a nossa faixa.

Sigue pulsando en la imagen para aumentarla.

Prohibir anuncios de contactos no combate la trata ni en Mexico ni en ninguna parte

La campaña contra los anuncios sexuales (anuncios de contactos, anuncios clasificados) triunfa en México. Es una onda bien conocida en España, como comenté el año pasado, pero esta noticia es más dramática:

Cárcel a quien publique anuncios relacionados con comercio sexual

La Jornada, 16 de marzo 2011

Los propietarios de periódicos, revistas y medios de comunicación electrónica que publiquen anuncios relacionados con la explotación y el comercio sexual purgarán condenas de cárcel sin derecho a fianza. La reforma a la ley para prevenir y sancionar la trata de personas prevé penas de 27 años de cárcel para los responsables de la contratación de anuncios sexuales. Por mayoría de 401 votos y seis abstenciones, el pleno camaral coincidió en establecer un freno a la publicidad que se difunde incluso en diarios de circulación nacional y en las principales televisoras, donde se pretende contratar a víctimas potenciales del comercio sexual.

Aquí va un comentario de un grupo que lucha por los derechos de las personas que venden sexo en México,

Prohibición de anuncios sexuales incrementará el trabajo sexual callejero

Jaime Montejo, Agencia de Noticias Independiente Noti-Calle, Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, 22 marzo 2011, México DF

* El espíritu humanista del decreto choca con la realidad mexicana.
* Clandestiniza la oferta de sexo comercial y la pone en manos de explotadores sexuales.
* Institucionaliza la trata sexual, a la cuál dice combatir.

Es un acierto que la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados federal institucionalice la trata de personas con fines de explotación sexual al aprobar el decreto presentado por la Comisión de Derechos Humanos de dicha institución. Esa es la buena intención del espíritu humanista del decreto, loable por cierto, que busca sancionar a quienes promueven la trata de personas a través de anuncios en medios de comunicación como la prensa escrita y el internet.

Espíritu humanista que choca con la realidad mexicana actual, donde además de la extorsión habitual de que son objeto las trabajadoras sexuales en todo el país por parte de funcionarios públicos, así como de las ganancias de su trabajo que se apropian los empresarios del sexo y de las nuevas cuotas que les ha impuesto el narcotráfico, ahora tendrán que dejar una derrama económica en “manos oscuras” que les garanticen ganarse la vida en el sexo comercial.

Según el decreto que modifica el artículo 5 de la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, incurrirá en el delito de trata de personas quien contrate los espacios o de a conocer desplegados o anuncios de ese tipo, que genéricamente incluyen la publicidad que se hace a servicios sexuales. Dicho artículo quedará como sigue: “La persona que contrate publicidad por cualquier medio de comunicación, así como la persona que publique anuncios, que encuadren en alguna de las conductas del delito de trata de personas será sancionada conforme a lo dispuesto en el artículo 6 de esta ley…”.

Por fin todas las fracciones parlamentarias en un acuerdo sin precedentes en el país pudieron hacer realidad los sueños de políticos con vocación proxeneta, al doblegar a quienes trabajan sexualmente por su cuenta, que contaban con la posibilidad de anunciarse en periódicos, revistas y páginas de internet, sin que mediara ningún otro explotador en dicha negociación sexual que no fuera el medio en el cuál promovían sus servicios sexuales.

Nadie niega que dichos anuncios son un gran negocio y que periódicos enteros obtien millonarios ingresos con ellos. Tampoco se cuestiona el hecho de que algunos anunciantes contraten para un solo día 50 o más anuncios en un solo periódico. No está en duda que haya otros anuncios que pretenden enganchar a jovencitas y mujeres para realizar servicios sexuales.

El asunto es que no hay un sólo tipo de prostitución como pretenden las abolicionistas feministas, católicas o cristianas, ni tampoco todas las personas que ejercen el trabajo sexual están emancipadas como lo señalan madrotas de Sullivan, Tlalpan, la merced, la zona rosa del Distrito Federal o de los nuevos centros nocturnos que se encuentran entre la calzada Lázaro Cárdenas y el zócalo del Distrito Federal.

La legislatura federal nunca quiso escuchar la voz de las trabajadoras sexuales. Tampoco les convocó para escuchar sus opiniones. Nunca consideraron el impacto funesto que dicha norma jurídica tendrá sobre la prevención del VIH/Sida. La única palabra que escucharon fue la aquellas personas que pretenden “salvar a las víctimas de la prostitución”.

El problema aquí es que no todas las trabajadoras sexuales son víctimas, como se pretende hacer parecer, ni todas son esclavas de proxenetas. Explotadas sí, como toda persona que se ve obligada a vender su fuerza de trabajo para ganarse la vida, en donde sea que tenga que hacerlo. Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez” A.C., organización de la sociedad civil dedicada a la defensa de los derechos humanos y civiles de las trabajadoras sexuales, conoce ambos planteamientos. Sin embargo, ambas posturas son reduccionistas y muestras sólo una parte de la realidad del comercio sexual.

Qué curioso, que una propuesta abolicionista, esa de prohibir los anuncios de contactos sexuales, facilite y promueva la trata de personas con fines de explotación sexual; así como lo hacen los operativos anti trata del gobierno de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJ DF), o de la PGR que terminan haciendo más clandestino el trabajo sexual, sea éste esclavo, servil, asalariado o no asalariado. Decreto y operativos policíacos que dejan en pocas manos y bien gandallas por cierto a quienes trabajan hasta hace poco por su cuenta, que ahora tendrán que vérselas con las y los impulsores de dicha iniciativa legislativa, trátese de diputadas, senadores, delegados (como Agustín Torres de Cuauhtémoc), presidentes municipales, fiscales de delitos sexuales o de fiscalías especiales anti trata sexual y jefes policíacos, para poder trabajar como en los tiempos de la Dirección Federal de Seguridad de la Secretaría de Gobernación, que perseguía a guerrilleros, luchadores sociales y trabajadoras-es sexuales, con saña y odio extremo.

Las opciones para trabajar en el sexo, serán “contratarse” con un empresario del sexo, buscar el apoyo de “enganchadores” bien relacionados con los funcionarios públicos de turno, “apoyarse” en algún legislador o recurrir al crimen organizado para poder vender servicios sexuales sin la molestia de dichas disposiciones.

Para el caso es lo mismo: mayor clandestinidad del oficio, lo que aliviará las conciencias de católicos, cristianos y feministas, al no ver lo que se hace fuera del alcance de su vista. De paso, aumentarán las cuotas de extorsión que pagan las trabajadoras sexuales y muchas tendrán que recurrir a la oferta de servicios sexuales en la vía pública, manejadas por madrotas y padrotes con una vieja escuela de explotación sexual y trata de personas. Como dice un refrán, el camino al infierno, en este caso al infierno de la trata con fines de explotación sexual, está tapizado de buenas intenciones como el decreto que modifica la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, y tipifica como un delito grave la contratación de espacios publicitarios o de a conocer desplegados o anuncios de servicios sexuales.

Sexo y marginalidad en América Latina

Distribuidores en América Latina para Sexo y marginalidad. Emigración, mercado de trabajo e industria del rescate, publicado por Editorial Popular, España.

La portada del libro original, publicado por Zed Books, expresa perfectamente lo que yo quería, mientras la de la versión castellana es todo lo contrario (no me consultaron a mí desde Editorial Popular). El contenido es lo mismo, sin embargo!

Los siguientes distribuidores no van a tener ejemplares disponibles siempre pero se puede pedir de ellos sin pagar enormes gastos de envío.

Argentina
Proeme – Librería Guadalquivir
Tel.: 4952 1058 / 6173
mariade@proeme.com

Chile / Perú:
A.B. Representaciones generales
Tel.: 427 84 83

Colombia:
Siglo del Hombre
Tel.: 3377700
comercial@siglodelhombre.com
y
Editorial Reverte
tel.: 244 5192 / 268 5929
edireverte@etb.net.co

Ecuador:
Librería Studium
plazamayor@studium.ec

El Salvador:
Universidad Centro Americana de José Simeón Caña (librería)
carteaga@buho.uca.edu.sv

México:
Alejandría distribuidora
Av. Universidad 1953 Edificio 22L-3
Col. Colpico Universidad
México DF
Tel.: 5616-1319
alejandria@alejandrialibros.com.mx
y
Gamma Cultural
Tel.: 573 30681
gammacultural@avantel.net

Panamá:
Exedra Books
Tel.: 507 264 4252
gerencia@exedrabooks.com

Uruguay:
Losa Libros
libros@losa.com.uy

Venezuela:
Laboratorio Educativo
Tel.: 952 6150 9526530
labeducativo@cantv.net

Change the world by getting men to stop buying sex: Spain

Because YOU pay, prostitution exists. This campaign, financed by Madrid’s Equal Opportunity programme some years back, takes a bottom-line, you-are-guilty approach.

Are you worth so little you have to pay?

These two come from Sevilla’s anti-demand campaign, also from a few years ago. The men’s clothes apparently show that different types of men buy sex, and the idea is to dissuade them by saying buying sex is the sign of a worthless person.

Do professional psychologists advise how to word these messages? There is no way to know whether anyone is discouraged by them, but as with so many anti-prostitution and anti-trafficking campaigns, one goal is to demonstrate the correct gender-equal values. Taking away the source of income from women depending on these clients, and further consequences, are completely ignored. Before setting up such projects to end demand, abolitionists should be forced to come up with more, wonderful, available, good-paying jobs for women.

Sex trafficking victims help themselves to escape: Thais in Spain

I have objected to the use of the word myth to describe how trafficking is talked about nowadays. Myth implies fabrication, whereas I describe what’s going on as exaggeration, reductionism, over-simplification, stubborn refusal to recognise diversity and victimisation.

Here is a piece of trafficking news in which victims of the crime spoke up and got themselves rescued. Authentic victims who simultaneously acted to take control of their own lives:

Before the raid, one of the seven women had managed to contact the Thai Embassy in Spain and complained that herself and the others were forced into working as prostitutes at the club.

I am not saying this is always possible, but it illustrates how victims can and do act to help themselves. In the terrifying versions of the story told so often nowadays, traffickers exercise total control over sex slaves’ lives. But most sex jobs cannot involve guards remaining beside victims full-time, since the work they are meant to do involves private sex with customers. This Thai-Spanish story illustrates that Great White Rescuers are not always required and that third-world women are not so helpless and ignorant as the rescuers usually imply. Note that the women have also filed complaints against the trafficker back in Thailand.

Spanish sex ring exposed

29 August 2010, Bangkok Post

The Anti-Human Trafficking Division (AHTD) police have arrested a Thai man who is accused of luring seven Thai women into prostitution in Spain. . . allegedly sending seven women to work as sex workers at a night club in Spain’s northern city of Burgos.

The Thai Embassy in Madrid had alerted Spanish police to the suspected forced prostitution at La Boheme, the club, where 20 people, including the seven Thai women, were later rescued in a police raid earlier this year, said Pol Lt Gen Thangai. A Thai woman identified as Jinda Khetwat, who owned the club, fled before police arrived, he said.

Before the raid, one of the seven women had managed to contact the Thai Embassy in Spain and complained that herself and the others were forced into working as prostitutes at the club.

The AHTD investigation showed Mr Noppadon had lured the women to work at the club by telling them they would work as traditional Thai massage therapists. He had arranged their trips to Spain, including finding Thai men to be registered as their husbands to convince officials at Spain’s embassy in Bangkok they were newly married couples on a honeymoon trip to Spain.

Four victims have lodged complaints against Mr Noppadon, and his wife has been arrested in Spain, said the police.

A Spanish newspaper confirmed this story last November, by the way:

Ellas denunciaron: Al parecer, fueron las propias víctimas las que lograron hacer llegar la denuncia de estos hechos hasta la Policía, que desarticuló la parte ‘burgalesa’ de la trama. . . Estos hechos fueron puestos en conocimiento de la embajada del país de procedencia de las mujeres y posteriormente se procedió a la inspección del local. Diario de Burgos, noviembre 2009

My name is not spelled Laura Agustino or Agustine or Augustino or Augustine or Agostino or Augustin or Augustine. Correct is Laura Agustín