Performance de sexoservicio revolucionario

La Jornada, México 

Mariko Passion combate la discriminación contra el sexoservicio

Contra el VIH, performance de sexoservicio revolucionario

Mariana Norandi

Mariko Passion en la Aldea Global

Mariko Passion en la Aldea Global, foto por Cristina Rodriguez

Se autodefine como “geisha urbana” y “puta revolucionaria”.

Es Mariko Passion, artista de performance, cantante, letrista, activista y trabajadora sexual desde hace nueve años. De origen chino-japonés, esta joven radica en Los Ángeles, California, y ayer presentó en el espacio cultural de la Aldea Global de la 17 Conferencia Internacional sobre el VIH/sida el espectáculo Canciones de una puta revolucionaria, donde pone ritmo electrónico a sus experiencias y realidades laborales para, desde el escenario, reclamar a los gobiernos de todo el mundo la descriminalización y legalización del trabajo sexual.

Escenario de la lucha

Lejos de los estereotipos victimistas que rodean el sexoservicio, Mariko asume el escenario como cuadrilátero de lucha por los derechos humanos de mujeres y hombres de este oficio. Recurre a toda la simbología social con que se representa a una trabajadora sexual y recicla sus elementos con finalidades reivindicativas: short negro de piel; zapatos rojos de charol con hiperplataforma, blusita negra transparente, cabellera larga rubia platinada, maquillaje extremo y un collar –a modo de letrero, por si alguien no se ha dado cuenta– con la palabra whore (puta).

Este último, accesorio que porta con dignidad, sin tapujos como forma de combatir el estigma.

Se mueve con una actitud provocativa; sin embargo, no existe un solo elemento en todo el show que lo haga no apto para menores. “Mi espectáculo es para todas las edades, y por supuesto, pueden ir niños porque no hay nada inapropiado. Por el contrario, permite que la información llegue a todas las audiencia. De hecho, a mis actuaciones asisten muchos hijos de trabajadoras sexuales y les gusta. En él aprenden a dignificar y comprender la labor de sus madres”, explicó Mariko en entrevista.

Las letras de sus canciones reflejan sus vivencias en el sexoservicio. Lleva consigo condones, y entre canción y canción invita a los espectadores a usarlo siempre. “No somos parte del problema de la transmisión del VIH; nosotras nos cuidamos” dice.

Su espectáculo, que ha viajado por Estados Unidos, Canadá, Taiwan, Malasia o Japón, tiene un componente visual en la parte trasera del escenario, donde se proyectan datos y frases relacionadas con su oficio. “No a la criminalización y al estigma del trabajo sexual”, “déjame ejercer mi trabajo en libertad” o “si somos objeto de deseo, ¿por qué nos criminalizan?” son algunas de ellas.

“La diferencia de este espectáculo es que, siendo creación de una trabajadora sexual, no tiene sexo, sino un mensaje destinado a todos los gobiernos del mundo en el que se demanda la legalización de la profesión más vieja de la humanidad”, afirma.

Mariko afirmó que quiere incidir en las políticas públicas internacionales porque cree que si se despenalizara el trabajo sexual las personas que se dedican él podrían tener acceso a los servicios de salud, mejor calidad de vida y laborar sin miedo o fomentar y apoyar las campañas públicas de prevención de VIH y de uso del condón de manera abierta.

“La criminalización no va a acabar con el trabajo sexual; sin embargo, despenalizándolo podríamos seguir trabajando y a la vez contribuyendo a la lucha contra el VIH/sida” precisó.

Esclavitud…

Agregó que el principal enemigo de las trabajadoras sexuales, especialmente en Asia, son las mujeres. “Muchas de ellas son víctimas de esclavitud, agresión y violencia sexual; sin embargo, son las primeras que tenemos que combatir porque son las que más nos critican y con eso no nos ayudan”.

En México gustó su espectáculo. Fue corto pero cuajó. En media hora llamó la atención de los visitantes de la Aldea Global e invitó a reflexionar sobre la estrecha relación entre trabajo sexual y VIH. El mensaje final fue abordar el tema desde la educación y los derechos humanos, y no desde la persecución policial.

Aseguró que en los años que ha compaginado su trabajo con el activismo y la música nunca ha tenido una experiencia discriminatoria en el escenario, aunque sí en su stand, Proyecto para llegar a las trabajadoras sexuales en Los Ángeles, pero como trabajadora no me ha quedado otra opción que endurecer mi corazón y no hacer caso de esos comentarios para poder continuar”, finalia Mariko.

One thought on “Performance de sexoservicio revolucionario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *