Hay que tener una visión de las cosas: Mujeres brasileiras en la industria del sexo en España

Con todo el debate ideológico sobre la prostitución, salen poco simples testimonios de personas que han decidido viajar y trabajar en la industria del sexo. Cuando digo ‘decidido’ quiero decir que puede que tengan pocas opciones para salir adelante pero sí tienen algunas y pueden preferir unas a otras. Es un planteamiento básico, que no niega el sexismo del mundo ni la injusticia para los países menos ricos sino que destaca la dimensión personal donde el candidato a la migración mira su situación y opta por viajar. Y muy fácilmente sale una historia no solo de ganarse la vida sino una visión empresarial y emprendedora, de personas que calculan sus chances, planifican sus futuros y son todo menos víctimas. Los siguientes relatos vienen de un trabajo de Adriana Piscitelli, de la Universidade Estadual de Campinas/UNICAMP, Brasil. He marcado frases en las que se puede oir la voz de personas que están informándose mediante redes, que están tomando decisiones y que tienen una visión a largo plazo de sus vidas.

    ‘¿Salir de mi país para trabajar para comer? Comida tengo en mi país. No preciso estar lejos de mi familia para comer. En Brasil si plantas una mandioca, crías una gallina, comes. No es hambre. Es tratar de hacer algo… Siempre me preocupé por el día de mañana. Cuando tenga 60 años… Tengo un objetivo, quiero juntar dinero para mandar a Brasil y hacer las cosas… Y aquí, si fuera a trabajar en otra cosa, ¿en que sería? ¿Limpiando pisos? Eso no entra en mi cabeza porque se gana muy poco. Si ganase bien, barrería la calle, sin ningún problema. ¿Pero trabajar y ganar 800, 900 euros?

Cuando él [cliente italiano que pasó un período de vacaciones en Fortaleza] se fue, me mandó un e-mail… Empezamos a hablar varias veces por día. . . .  En un mes pagó las deudas que yo tenía en Brasil. Me mandó dinero para que comprase mis cosas, para que hiciera la documentación… Y compró mi pasaje. . .  Hice lo que tenía que hacer, porque si no me casaba tenía que volver al Brasil… Y funciona así. Si una brasileña conoce un extranjero, tiene que casarse porque si no, no deja la vida de allá.

Yo iba siempre a una discoteca… Y había un taxista, que era conocido nuestro. Y me dijo: ¿nena, no quieres ir a trabajar al extranjero? Invitó también a una amiga y a una prima mías… Dijo que se ganaba muchísimo. Le dijimos que sí. Fue con nosotras para que sacáramos el pasaporte. Y un día llamó avisando que íbamos a viajar… Nos dieron el pasaje en el aeropuerto, fuimos a San Pablo y ahí tomamos otro avión. Vinimos por París… Teníamos que venir a Bilbao en tren, donde nos esperaba un hombre… Cuando nos encontramos, nos llevó a tomar café y después a la casa de él, para descansar y después nos llevó al club…  Ellos pagaron el pasaje, la deuda fue un poco más de 3000 euros…

Había una amiga mía que conocía otra, que conocía otra… Y así conseguimos la información, en una agencia de viajes que tiene contactos con clubes de Andalucía. . .  si tú sabes del sitio específico, club de José o de María, pues bien, te damos la información, te ponemos en contacto con la persona. Fui primero a un club de Almería… No era un lugar muy bueno. Pero yo tengo una amiga y ella tenía contactos con una chica de Barcelona que había trabajado en un club y era muy amiga de la dueña. Al final la dueña de ese club de Barcelona nos ha enviado el dinero para pagar nuestra deuda y para venir hasta Barcelona… [Cuando llegué a Barcelona], me quedaban 800 euros por pagar, pero en la primer semana tuve suerte porque he cobrado 1700 y pagué y me quedó dinero para enviar a mi país y ya.

Mi hermana está haciendo una carrera en Brasil, en diciembre acaba y como no hay trabajo, ella viene a España y pagaré yo el billete. Está intentando venir con contrato de trabajo. Eso se consigue en Brasil en el consulado de España. Podría trabajar media jornada en trabajo normal, en el área de ella, ella hace tecnología de producción en Brasil, trabajar en esto y la otra media jornada en la prostitución… que es donde se gana el dinero.

Pagué la deuda en un mes, decidí quedarme [en el club en Bilbao] hasta completar los tres meses. Volví a Brasil. Pero cuando volví, mirando el cambio, me di cuenta que no compensaba más hacer “programa” allá. Dejé pasar los tres meses necesarios y volví a España. Llamé al club y pedí que me enviasen un pasaje, que quería volver para trabajar. Y en una semana estaba de vuelta.

Planeo volver. Tal vez tarde diez años, pero quiero comprar unas casitas, pequeñas, de R$10.000,00 o R$ 15.000,00 alquilarlas y vivir del alquiler. Digamos que compre cuatro casitas baratas, y las alquile a 100, 200R$, ahí tienes un dinero fi jo, sin hacer nada. Y, al mismo tiempo, puedes tener un negocio. Digamos que tienes 6.000 euros, y si aquel negocio no va bien estás arruinado. Pero todavía tienes el alquiler de las casas.

Todo el dinero que gano aquí, lo invierto en Brasil, porque en dos o tres años quiero estar allí. Quiero estar aquí tres meses y tres meses en Brasil con mi familia. Tengo tierras, tengo vacas, en Rondônia. Mis hijos están en Rondônia, entonces mi hijo cuida de estas cosas… Voy enviando dinero para mejorar, para no tener que trabajar más en un par de años. Mando más o menos 1500 por mes para Brasil. Por eso, siempre di valor a lo de aquí. Tengo paciencia con los [clientes] viejos porque sé que con los 20 euros que me dan por veinte minutos, pago cuatro días un peón, allá, en el campo. Hay que tener una visión de las cosas.’

Relatos extraídos de ‘Tránsitos: Circulación de Brasileñas en el ámbito de la transnacionalización de los mercados sexual y matrimonial,’ Horizontes Antropológicos, Porto Alegre, 15, 31, 101-136, 2009

3 thoughts on “Hay que tener una visión de las cosas: Mujeres brasileiras en la industria del sexo en España

  1. Pingback: Montse escort independiente en Barcelona » Prostitución e inmigración: Hay que tener una amplia visión.

  2. Andreia

    Apenas uma correção: a professora Adriana Piscitelli é da Universidade Estadual de Campinas (UNICAMP) e não da Universidade do Estado de São Paulo (USP)

    Reply
  3. Thaddeus Blanchette

    Adriana should have the English version of her article published any day now (or you can ask her for a copy).

    The Spanish version is part of the Scielo public database and can be found at http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-71832009000100005&lng=en&nrm=iso

    Tooting my own self-promotional horn a bit, a new article by Ana and I dealing with a historical case of “trafficking of women” in Brazil – this time a bunch of American dancers and prostitutes in 1918 – can be found in the same number of Horizontes at:

    http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-71832009000100004&lng=en&nrm=iso

    It is entitled “American Girls”, but unfortunately the text is only in Portuguese.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *