Pickups, loose women, good-time girls, prostitutes: enemies who carried disease

In every one of these posters about the dangers of venereal diseases (now known as sexually transmitted diseases or infections), men are being warned about women. Women are the carriers of syphilis and gonorrhea- particular women, that is: available women, pickups, good-looking stylish women who are alone or women in groups. Not mothers, homebodies, wives, daughters. And since these come from a war era, dangerous women are likened to the enemy and to weapons capable of ruining the lives of innocent, clean young men. This gender stereotyping (or misogyny) is only 70 years away.

These images come from 100yearsofsex.org.

19 thoughts on “Pickups, loose women, good-time girls, prostitutes: enemies who carried disease

  1. William Thirteen

    getting VD never looked so enticing!

    by the way – finished your book and really enjoyed it. The combination of rational thinking, clearheaded compassion, and actual experience in the field lends the book a simplicity and power sadly lacking in most discussions of migration and/or sex work. I was especially intrigued by your observations regarding the differing vocabularies used when speaking of male vs. female migrants or ‘expats’ vs. ‘migrants’. Reading it provides a perfect background for your further observations here and I advise anyone reading this to order a copy for themselves!

    I’ve passed it along to some film making friends who work exploring these topics, they’re equally excited to delve into it and may end up contacting you.

    thanks again!

    greetings from Berlin!
    William

    Reply
  2. Cliente X

    Wouw Laura, those posters are wonderful! What an incredible collection! I have used some of them on my posts, but others are completely new for me. I LOVE THEM, they show how the public powers tried to control our sexuality under the cover of a “good” reason, the public health.

    The one in spanish says:
    “AVOID VENERAL DISEASES, AS DANGEROUS AS ENEMY BULLETS”

    Here u are a modern one, altough the message is the same: “I offer syphilis, ghonorrea, HIV…”
    http://doxyspotting.com/uploads/skull-signs-against-street-prostitution-chomutov.jpg

    Reply
  3. Maggie McNeill

    As sensitive as I am about the “prostitutes spread disease” myth, I have to point out that we really can’t call these posters “misogynistic” because, since they were intended for male soldiers in a day when homosexuality wasn’t even talked about, women (though more often non-prostitutes) really WERE the vectors they had to be concerned about.

    Reply
  4. laura agustin Post author

    Oh yes we can call them misogynistic. The entire ‘vector’ idea was always hugely flawed when talking about sexually transmitted diseases, since an exchange between two people is required and since the presence in one person means he or she got it from another person. This is not analogous with the mosquito as vector of malaria. If women carried syphilis it was because she received it from a man or woman she slept with, so that the whole narrative of cause and blame towards women has always been at the least stereotyping and at the most misogynistic.

    The vector metaphor has been abandoned for ideas about risk and vulnerability, not necessarily with non-stigmatising results, including towards prostitutes.

    Moreover because homosexuality wasn’t talked about has nothing to do with whether men had sex together and gave and received sexual illnesses, another reason why these posters are precisely misogynistic.

    Reply
  5. Laura Agustín

    william, great, you finished the book and liked it, i am so glad. isn’t it strange that i appear to be so alone in talking about women who travel and work this way? to me it has always been common sense!

    do let me know if there is ever a particular interesting event in berlin, will you? i don’t live far away and have only been once.

    Reply
  6. Maggie McNeill

    Yes, I see where you’re coming from; I suppose what I mean is that the military brass wasn’t concerned about such fine points; they just wanted to scare the hell out of as many soldiers as possible so as to decrease the incidence of VD, and it’s not like the military is generally known for subtlety! 😉

    Reply
  7. Pingback: Clueless Wonders « The Honest Courtesan

  8. Laura Agustín

    I don’t know that we know the military per se commissioned these posters, though. I mean, they look like typical ‘public health’ posters commissioned by bureaucrats, oftentimes to graphic artists who not given overly specific instructions. That means the artists have leeway to draw what they want and all these share the era’s B-movie aesthetic (now glamorised as film noir). In other words I suspect there was no calculating or dimwitted military brass guiding this but rather that the posters portrayed what seemed real and natural at the time.

    Reply
  9. asturiano

    En mi humilde entender (tras unos doce años de estudio) el “paradigma” del ‘estigma de puta’ a mi juicio es insuficiente para entender el fenómeno la prostitución, una realidad con tantas aristas, aspectos o dimensiones posibles de analizar.
    Por ejemplo, parece ser un signo de nuestra época el que una aproximación ética a dicho fenómeno ni siquiera se planteé –cuando dicha perspectiva debería ser una de las más importantes para considerar.
    El marco conceptual del ‘estigma de puta’ para mí está agotado y no tiene ya mucho que aportarnos. Para mí ha mostrado ya sus limitaciones (entre otras el ‘pensamiento único’ al que nos aboca).

    ¿Por qué no se analiza por ejemplo el aspecto de la demanda de prostitución en profundidad –desde una perspectiva crítica? Pues porque no interesa.

    Creo que con el tiempo se verá que, en mi crítica, yo no andaba muy equivocado.

    Reply
  10. Maggie McNeill

    This sort of poster was very common on military bases during World War II; certainly some of them may not be (I have my doubts about the fifth, ninth and eleventh ones in particular), but my comments were (carelessly) only directed toward the military ones. If they’re intended for an all-male captive audience it’s one thing, but if they’re intended for the general public that would be misogynistic indeed because the assumption would have to be that only men who viewed the posters were worth cautioning, or else that female readers were either too stupid or “corrupt” to accept the warning!

    Reply
  11. asturiano

    Y añadir que hablo desde el conocimiento bien fundado:

    entre otros materiales he leído y analizado algunos de sus textos. La filosofía moral o ética que se deja entrever como subyacente a los mismos me parece bastante cuestionable y criticable (lo mismo que la que aparece en los análisis de otras y otros pro-derechos a las que he podido leer en castellano: Gail Pheterson, Ruth Mestre, Dolores Juliano, Ignasi Pons, Francisco Vázquez García, Raquel Osborne, Cristina Garaizábal,… Virginie Despentes (quien ejerció una temporada)… Carla Corso, Grisélidis Rèal… Marcela Ulloa, Marta Casal…).

    Usted y todas las demás personas que menciono están funcionando con una ética que se revela pragmatista (subjetivista) y que nos aboca a un relativismo moral que es muy cuestionable desde mi punto de vista. En este sentido le digo sólo una cosa:

    La igualdad entre las personas no vale conseguirla de cualquier manera (en el caso de la prostitución, perjudicando a unos por sistema (los hombres que son clientes) para que otr@s salgan adelante, sobre todo en lo económico: ll@s oferentes de sexo de pago. Para mí no valen cualesquiera medios para conseguir un determinado fin.

    Ustedes, con su “discurso” sobre la prostitución en cierta manera están dañando las relaciones entre las personas y están legitimando unas identidades egoístas e “individualistas” (en el peor sentido del término) que, a su manera creo que dañan a toda la sociedad.

    Reply
  12. asturiano

    Y III)
    Me explico un poco mejor:
    El “paradigma” del ‘estigma de puta’, desde que comenzó a teorizarse, a expandirse y a afianzarse en la década de los años 80 del siglo pasado, ha significado un aporte crítico importante para el movimiento feminista que ha tenido entre otras consecuencias –el favorecer a sensibilización de muchas personas –hombres y mujeres– hacia este tipo de discriminación estructural y muy arraigada que tienen que soportar todas las mujeres en general (en prácticamente todas las sociedades del mundo, imagino), y que algunas mujeres sufren en carne propia de manera particular (entre ellas algunas mujeres que están en prostitución); todo esto ha sido (y sigue siendo) una aportación importante para toda la sociedad y así hemos de reconocerlo y valorarlo (yo creo que así lo reconozco y lo valoro).
    Pero lo que a mí no me parece acertado es que con dicho marco conceptual, la categoría ‘estigma de puta’ y todos los conceptos relacionados con ella y referidos al fenómeno de la prostitución, que son enarbolados (sin cuestionamiento alguno) por l@s activistas e investigador@s pro-derechos, se pretenda explicar y justificar todo el fenómeno de la prostitución en tanto que práctica social, tal y como –me parece– se viene haciendo en las dos últimas décadas (en Europa y EE.UU. al menos). Una explicación reduccionista y sesgada (se adopta por sistema el punto de vista de las mujeres que se ven a sí mismas como ‘trabajadoras del sexo’) que pretende que dicha práctica social (prostitución) se vea como algo perfectamente normal, legitimable y, desde un punto de vista de la moralidad y de su dimensión “política”, sólo concerniente a las personas que participan más directamente de ella (clientes y ‘prostitutas’)…
    De este problema ya nos advirtió tempranamente la crítica cultural producida en Europa: me estoy refiriendo a la referencia que hicieron al “egocentrismo” del discurso publicitado del movimiento social de ‘prostitutas’ que surgía en Francia en la segunda mitad de los años 70 hecha por los ensayistas Bruckner y Finkielkraut, y recogida en el análisis que estos autores dedican a la prostitución en su célebre ensayo ‘El Nuevo Desorden Amoroso’. A mí me parece claro que dichas advertencias cayeron en saco roto a la vista de lo que ha ido sucediendo con la progresiva “normalización” –acrítica a mí juicio– de este fenómeno en sociedades como la española.
    Además, existen ya publicadas en castellano críticas a la prostitución que tienen cosas muy válidas y rescatables (por ser verdaderas), y que sin embargo se tienden a ocultar; así por ejemplo: el análisis escrito por Emma Goldman en 1910; los dos capítulos que le dedican Bruckner y Finkielkraut a la prostitución en el referido libro; la investigación de Álvaro Colomer, El análisis crítico de la prostitución como trabajo de André Gorz. los artículos de la socióloga española Clara Guilló Girard; el artículo crítico sobre los clientes de prostitución del sociólogo sueco Sven-Axel Mansson…, o incluso algunas partes de análisis críticos como los de la teórica abolicionista Rosa Cobo.
    Y por otro lado, en los propios testimonios dejados por ‘prostitutas’ en entrevistas y textos de core auto-biográfico en general, se encuentran con frecuencia elementos para la crítica de dicha práctica social y del aspecto de la demanda (víd. por ejemplo ‘Una Vida de Puta’ o el testimonio de la sra. Ríus).

    Reply
  13. laura agustín

    asturiano: en estos momentos estoy viajando, de hecho estoy en españa, y no puedo contestarte más que en breve. entiendo tu crítica y tus dudas. para mí un problema que hay, que reproduces tu acá, es la tendencia de generalizar a todas las personas que venden sexo de mil maneras y por todas partes del planeta como ‘prostitutas’ o bien trabajadores del sexo, no importa. es que hay tantas diferencias entre ellos y ellas que si se insiste que hay que llegar a un acuerdo teórico sobre algo tan abstracto como ‘la prostitución’ no se llega a ningún lugar. hay algunos movimientos de activistas que sí que quieren decir que se puede ver como un trabajo más, y son personas que venden sexo, personas muy pobres incluidas, en todos los países. luego hay otros movimientos como es el de la reducción de daños por ejemplo. creo que entiendo yo todos y que el mío es solo uno que intento no imponer a todo el mundo. he leido las cosas que mencionas, no las descarto, es que ahora la teoría a mí no me interesa tanto porque generaliza demasiado.

    hay mucho análisis sobre el cliente, no es cierto que no haya. tampoco lo veo como mi trabajo seguir en una línea que personalmente no me interesa tanto. seguimos en contacto!

    Reply
  14. asturiano

    Laura gracias por responder,

    Sobre esto que me dices:

    “para mí un problema que hay, que reproduces tú acá, es la tendencia de generalizar a todas las personas que venden sexo de mil maneras y por todas partes del planeta como ‘prostitutas’ o bien trabajadores del sexo, no importa. es que hay tantas diferencias entre ellos y ellas que si se insiste que hay que llegar a un acuerdo teórico sobre algo tan abstracto como ‘la prostitución’ no se llega a ningún lugar.”

    es que, precisamente, yo considero que aquí es donde se plantea uno de los problemas principales, a saber: que ‘la prostitución’ no es algo tan abstracto como algun@s teóricos pro-derechos pretendéis… por ejemplo el nexo sexo a cambio de dinero es algo suficientemente sustantivo como para empezar a hablar con propiedad de lo que distingue a la prostitución de otras clases de relación interpersonal. En este sentido a mí me parece bastante válida (desde un punto de vista sociológico) la conceptualización de la prostitución que presenta John Gagnon en su artículo ‘Prostitución’ que aparece recogido en la Enciclopedia Internacional de Ciencias Sociales (ed. Aguilar).

    Por otro lado, pienso sinceramente que la vuestra es una asunción epistemológica equivocada (e injustificada). La idea de antropólogas como Paola Tabet de que existe un continuum en los contextos sociales patriarcales consistente en el ofrecimiento de sexo o sexo-afecto por parte de las mujeres a cambio de dinero, otros bienes materiales o favores de otra naturaleza esperables en los hombres aunque me parece válida en parte, tan poco me parece suficiente como para justificar una normalización de la prostitución en sociedades como la española.
    Un saludo.

    Reply
  15. asturiano

    Se me quedaron dos cosas en el tintero; son las siguientes:

    1ª) Es verdad que existen, en castellano, unos pocos trabajos más aparte de ese de Sven-Axel Mannsson, que focalizan el análisis sobre el aspecto de la demanda de prostitución, pero son escasos e insuficientes en su mayoría.
    Una excepción a esto quizás la constituya un artículo, publicado recientemente (en 2009), resultado de un estudio de dos investigadoras de la Universidad de Vigo. Este artículo me parece muy recomendable por su aproximación crítica al fenómeno de la demanda y porque,sobre todo, considero que se aproxima a la verdad en varias de las cosas que en él se describen y comentan. Dejo la referencia y un enlace al mismo:

    “Clientes de prostitución en Galicia: perfiles y narrativas discursivas”. Autoras: Águeda Gómez y Silvia Pérez (Univ. de Vigo). Publicado en ‘Praxis Sociológica’ 13/2009

    http://www.praxissociologica.org/_Praxis/documents/

    Dicho trabajo no me parece que –en líneas generales– contenga un sesgo significativo en ninguna dirección.

    2ª) Esa idea (o quizás tesis) –hecha pública por Gail Pheterson– de que lo que impide que la prostitución sea considerada un trabajo y a las prostitutas como trabajadoras son única o fundamentalmente los prejuicios morales y el estigma que rodea a la protitución, me parece que no está suficientemente fundada. Pheterson para llegar a esta “conclusión” creo que introduce un sesgo indudable como consecuencia de adoptar un tanto acríticamente la mirada unilateral que sobre el fenómeno de la prostitución han adoptado algunas mujeres en situación de prostitución que se acomodaron/profesionalizaron y que han reivindicado para sí mismas un status social como ‘trabajadoras’, pero dicha aproximación es parcial y no logra –a mi entender– ofrecernos una explicación completa ni satisfactoria de porqué nuestras sociedades no aceptan mayoritariamente dicha práctica como algo legítimo: los prejuicios sociales y el estigma no explican todo de esa NO aceptación social ni mucho menos. En todas las sociedades humanas la sexualidad y las formas de relación entre las personas han sido y son algo problemático que está regulado de alguna manera por normas y sistemas de valores; por una ética, lo cual no significa que tales normas y valores hayan sido históricamente y sean ahora un resultado exclusivamente del error y el afán de control social de unos grupos de poder sobre otros (expresados en forma de prejuicios morales y de estigmas varios). En esos valores y normas, en esos planteamientos éticos se encuentran verdades que se han ido produciendo…; en este sentido, el problema con la ética de la prostitución está en averiguar si la sociedad no ve clara la normalización y legitimación de esta práctica en base a ciertas moralidades que son perfectamente racionales y verdaderas.
    Pheterson en su planteamiento de que lo único que impide que la prostitución no sea considerada como un trabajo son los prejuicios morales y el estigma que la rodean me parece que adopta una ética sobre la sexualidad y una epistemología que están muy inspiradas por un autor como Foucault (una ética y una epistemología que yo creo que tienen algunos problemas y carencias fundamentales).

    Saludos.

    Reply
  16. laura agustin Post author

    hola asturiano. sigo viajando, ahora en tarifa con un viento enorme, asi que solo unas palabras. las primeras: no soy gail pheterson. suena infantil tal vez pero quiero decir que tengo mi propia vision que no viene de ser una academica de profesion sino de estar con amigas y amigos mios en america latina que querian viajar a europa. hay muchisimos libros en este campo que no han sido traducidos al castellano, el de pheterson no tiene una primacia absoluta, para mi es uno, como todos, que ofrece algunas ideas no mas. luego, te cuento que no entro yo mucho en los discursos nacionales, es decir, que si en espana una cosa mientras en francia otra. lo que he descubierto durante 17 anos en este campo es que las ideas de la propia gente varia muy poco de pais en pais (y hablo de tailandia, marruecos, guatemala, lo que sea). despues, ya que tienes dudas sobre la vision antropologica sugiero que leas The Purchase of Intimacy por viviana zelizer, que utiliza casos juridicos para ilustrar el continuo del intercambio de sexo y dinero. hasta luego!

    Reply
  17. asturiano

    Con ánimo constructivo:

    Bueno, yo he leído, sobre todo, a l@s teóric@s y activistas pro-derechos que se han publicado en España… me parece que con esto dispongo de suficientes ideas para poder debatir con sentido y con un buen criterio, ¿no crees? Gail Pheterson –a la que pude escuchar en una ponencia cuando estuvo en Asturias hace unos 11 o 12 años– ha sido una de las principales teóricas y activistas (fundadora) del Movimiento Internacional por los derechos de las Prostitutas, y he leído con atención alguno de sus libros; por esto me baso en ella.

    “ya que tienes dudas sobre la vision antropologica sugiero que leas The Purchase of Intimacy por viviana zelizer, que utiliza casos juridicos para ilustrar el continuo del intercambio de sexo y dinero. hasta luego!”

    -No tengo dudas sobre esa aproximación antropológica que plantea ese continuum entre sexo ofrecido por las mujeres a cambio de dinero o bienes materiales dispensados por los varones (en estructuras sociales y culturales que favorecen las posiciones de poder de estos). Esta idea la acepto considero –lo mismo que vosotras, creo– que describe bien la realidad. No cuestiono tal cosa, lo que digo es que el que las cosas sean de una manera no significa que deban seguir siéndolo y que nos conformemos con tal statu quo. Planteo que una aproximación ética al fenómeno de la prostitución es muy necesaria ya que la misma puede ofrecernos planteamientos críticos muy valiosos a toda la sociedad; unas ideas que permitieran a los hombres (que constituimos el noventa y muchos % de la demanda y consumo de prostitución del tipo que sea en una sociedad como la española: esta es la realidad) empezar a cuestionarse bastantes cosas en relación a su manera de entender las relaciones con el otro y su sexualidad… Y esto no significa necesariamente el que debamos adoptar como política prostitucional alguna sustentada en el abolicionismo normativo (aquel que sanciona y penaliza a los que se lucran de la prostitución y/o a los clientes).

    Bueno, no digo nada más (que no deseo cansarte).

    Reply

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.